«

»

mar 25

Imprimir esta Entrada

Suárez, por mayoría absoluta.

1380043943_676873_1380046735_noticia_normal

Mucho que pensar, mucho por lo que luchar.

     Pocas veces una persona despertó un sentimiento tan unánime en una población, la nuestra, tan dividida desde la creación de los Estados. Y es que nos ha dejado el hombre que para muchos fue al auténtico artífice de nuestra democracia. Una democracia en la que todos y cada uno de nosotros tenemos cabida y jugamos el papel que queremos jugar, con una libertad tan ansiada y necesaria, y la que él, pese a muchos, comenzó a moldear.

     Y no lo tuvo nada fácil. De hecho, le costó la vida, su vida. Adolfo Suárez será recordado como una de esas personas que marcaron un antes y un después en la historia, y que ocupará para siempre un lugar privilegiado en la memoria de todos aquellos que pueden ejercer su derecho a “vivir”, pero a vivir de verdad. Porque vivir no es sólo respirar, es poder expresar un pensamiento, es poder escribir una canción, es poder elegir un futuro, sin miedo a que nadie te cierre la boca o te corte las alas. Y me pongo por un momento en su pellejo, en una España no demasiado abierta a los cambios, y con una presión en la recámara que se antojaba insoportable. ¡Qué demonios! Si buscar un consenso entre derecha e izquierda resulta hoy día complicado, imaginad qué no supondría en aquellos años. Me quito el sombrero.

     Porque no todos estaban preparados para coger ese timón de un país que daba bandazos a una deriva cuyo destino no estaba escrito, ni siquiera imaginado. Supo tener la capacidad de aguantar exigencias de unos y críticas de otros, de recibir guiños desde un lado y puñaladas del otro, encontrándose justo en el centro del huracán. Muchas veces se vio solo, como en la imagen. Y después de luchar por todo, se vio traicionado por el típico español medio, para variar.

     Se nos va una persona clave en la transición, un época que se suponía del infierno al cielo. Personalmente, cada vez que lo veo hacer frente al intento de golpe del 23F, se me pone la piel de gallina. Quizá es que echo de menos que un político actual luche de esa forma tan convencida por nuestros derechos. La verdad, no lo imagino. Y eso encumbra más si cabe la figura de Adolfo Suárez, porque aquellas balas no eran de fogueo, y quedarte sentado en tu escaño mientras tu vida te pasa por delante en segundos no tiene que ser nada fácil. De hecho fue el único que lo hizo. Y no quiero criticar al que no lo hizo, porque quizá yo hubiese sido el primero, pero sí quiero destacar a aquel que no se arrodilló.

     Gracias por permitirme escribir cosas como esta, porque nadie me censurará ni me prohibirá.

Tu hija, nuestra democracia, te llorará por siempre. Descanse en paz.

Acerca del autor

Manuel Prados

Enlace permanente a este artículo: http://www.manuelprados.es/suarez-por-mayoria-absoluta/

1 comentario

  1. Mariela

    Muy buen escrito, Manuel, para nosotros que sólo hemos vivido el resultado de su trabajo y su lucha, nos sentimos privilegiados por tener una democracia digna de su grandeza. Pena, efevativamente,que más de uno no haga reflexión de todo lo visto. Grandes sólo existen 1 vez.

Los comentarios han sido desactivados.